Publicidad programática

Publicidad programática

Publicidad programática, ¿De qué estamos hablando?

Muchos opinan que estamos avanzando a un sistema en el que la publicidad que recibimos se deciden mediante subasta que, a su vez, dependen del perfil a tiempo real nuestro que tenga a su alcance aquel que puja y no van desencaminados o mejor dicho, en mi opinión, creo que aciertan.

La apuesta de la publicidad programática es garantizar que los anuncios se van a mostrar a aquellos perfiles que más se ajusten al producto con el fin de lograr un índice de conversión cada vez más elevado, y para aquellas empresas que disponen de un catálogo publicitario e información asociada a usuarios enlazado con dicho catálogo está resultando un éxito.

Pero no sólo debemos fijarnos en que puede resultar un éxito, porque en un futuro inmediato el modelo deberá cambiar, dado que la tendencia va en una valoración de la privacidad y muchos de los usuarios, los jóvenes especialmente, están valorando este tipo de publicidad como una transgersión de su privacidad y la llegan a considerar no únicamente como molesta, sino como verdaderamente agresiva y una amenaza.

Por tanto la estrategia debe cambiar en breve si no se desea un efecto contrario al esperado porque el insistente envío de publicidad nos lleva a un proceso de retargeting equivocado y molesto, que convierte al usuario en un simple objeto dentro del proceso, un objeto que es la diana central a la que apuntan los analistas de datos y los comerciantes ávidos de ventas y donde ese individuo no es nadie.

Es posible que el proceso de compra o el de tomas de decisiones de compras se pueda limitar a un simple algoritmo y de hecho, hay quien en este momento está utilizando el modelo con éxito, pero ¿de verdad que esto seguirá así por mucho tiempo? ¿los usuarios que ahora se sienten incómodos con la segmentación publicitaria lo estarán con este modelo? Es posible que cause rechazo y también es cierto que si los grandes gurús de todo esto se empeñan, será muy difícil escapar de toda esta vorágine, pero siempre quedarán recursos como los bloqueadores de publicidad, el modo incógnito y alguna herramienta más.

Se trata de encontrar el punto correcto, el punto medio del bien y el mal, el centro de la circunferencia… ¿existirá?

 

 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies