aumenta la productividad en la oficina

Productividad. ¿Cómo optimizarla?

Productividad. Un bien preciado.

Productividad es una palabra que por todas partes escuchamos y que todos deseamos y consiste en optimizar nuestras tareas para realizarlas con la mayor efectividad y éxito posible empleando el menor tiempo, pero muchas cosas menoscavan esa productividad o impiden que seamos eficientes para conseguirla. Te proponemos una serie de puntos claves para que la optimices al máximo.

  1. No pienses demasiado en el futuro y céntrate en el presente y en lo que tienes que hacer. No pierdas de vista el horizonte, pero que no te impida llevar a cabo tus tareas de hoy.
  2. Que la tecnología no te distraiga porque atender el correo personal, contestar twits, o estar demasiado pendiente del móvil no son buenas prácticas que consumen tu tiempo. Desactiva las notificaciones de los dispositivos móviles u ordenadores y consúltalos en el momento programado para ello.
  3. No somos Superman y no tenemos la capacidad multitarea de los equipos informáticos, por lo que te conviene concentrarte en lo que estás haciendo y no distraerte con otras tareas que interrumpen tu trabajo.
  4. Toma decisiones y no las aplaces para más adelante salvo que sea necesario hacerlo así. El no ser decisivo y resolutorio nos retrasa.
  5. Hay que saber decir “no, estoy ocupado” y no atender a las interrupciones que a cada minuto nos asaltan. La organización de tu tiempo es muy importante y es tu tarea mantener ese grado de organización.
  6. No somos perfectos y no todo lo hacemos perfecto, pero aquellos que buscan la perfección en sus tareas son como los que hablan del sexo de los ángeles, no hacen nada, porque nada sale a su gusto. No te olvides que la Eneida, considerada como una de las mejores obras literarias de todos los tiempos estuvo a punto de ser quemada por su autor, Virgilio, porque no la consideraba todo lo perfecto que él deseaba.
  7. No ser efectivo y preocupado en hacer las cosas correctamente bien a la primera. Todos podemos tener fallos, pero el no prestar la atención adecuada en la tarea nos puede llevar a tener que rehacerla con el consiguiente derroche de tiempo.
  8. No identificar el problema nos lleva a preocuparnos por cosas equivocadas y crear problemas donde hay obstáculos salvables. Centrémonos en lo importante minimizando aquello que no lo es tanto.
  9. No seas quejica, pues la queja come tiempo y ánimo. Si algo no está bien, propón una solución pero no te quejes, la queja es el cáncer de la productividad.
  10. Descansa lo adecuado. El descanso no es falta de productividad mientras no se convierta en dejadez o abulia. Si quieres ser productivo, necesitas un descanso adecuado, ni mayor ni menor.
  11. El orden en el espacio de trabajo es aliado de la productividad.
  12. Cuida tu salud, durmiendo lo suficiente y con una dieta adecuada y hábitos de comportamiento saludables es uno de los puntos más importantes para una correcta productividad. En definitiva lo importante eres tú y luego, si tú estás bien y haces las cosas bien, la productividad viene prácticamente sola.

Eduar Garza

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies