Phubbing es un término que apareció en el año 2007 con la llegada de los teléfonos inteligentes. Etimológicamente viene de la unión de las palabras phone (teléfono) y snubbing (despreciar). Se define como el acto de una persona al ignorar su entorno por concentrarse en la tecnología móvil, ya sea un smartphone, tableta, portátil… Como curiosidad, su origen está en la Universidad de Sidney (Australia). Conocieras ya este fenómeno o no segura que alguna vez has vivido una situación de este tipo debido a la gran influencia de las tecnologías en nuestras vidas, especialmente los dispositivos móviles. Sea para revisar el whatsapp o las redes sociales, este comportamiento sigue siendo muy común desde su aparición. Muchas veces ya se hace inconscientemente aunque nuestra intención no sea despreciar a otro por medio de ignorarlo ante un móvil. Pero ya se sabe que los teléfonos e Internet generan adicción. Lo importante es recordar que hay un momento para todo y según las prioridades de cada uno anteponer o no el uso excesivo de los smartphone según en qué situación nos encontremos. Sin cometer faltas de cortesía y atendiendo a lo que nos rodea para evitar que este fenómeno social sea un problema en nuestro día a día. No podemos pretender acabar con este fenómeno social a nivel mundial pero sí colaborar con buenas prácticas.

Que es Phubbing un término que apareció en el año 2007 con la llegada de los teléfonos inteligentes. Etimológicamente viene de la unión de las palabras phone (teléfono) y snubbing (despreciar). Se define como el acto de una persona al ignorar su entorno por concentrarse en la tecnología móvil, ya sea un smartphone, tableta, portátil... Como curiosidad, su origen está en la Universidad de Sidney (Australia). Conocieras ya este fenómeno o no segura que alguna vez has vivido una situación de este tipo debido a la gran influencia de las tecnologías en nuestras vidas, especialmente los dispositivos móviles. Sea para revisar el whatsapp o las redes sociales, este comportamiento sigue siendo muy común desde su aparición. Muchas veces ya se hace inconscientemente aunque nuestra intención no sea despreciar a otro por medio de ignorarlo ante un móvil. Pero ya se sabe que los teléfonos e Internet generan adicción. Lo importante es recordar que hay un momento para todo y según las prioridades de cada uno anteponer o no el uso excesivo de los smartphone según en qué situación nos encontremos. Sin cometer faltas de cortesía y atendiendo a lo que nos rodea para evitar que este fenómeno social sea un problema en nuestro día a día. No podemos pretender acabar con este fenómeno social a nivel mundial pero sí colaborar con buenas prácticas.