como-trabajar-el-seo-segun-los-algoritmos-de-google-1920

Cómo trabajar el SEO según los algoritmos de Google

Trabajar el SEO según los algoritmos de Google es clave para tener presencia en Internet. Los algoritmos se presentan como los principales enemigos de los marketeros, especialmente de aquellos que trabajan tanto en la creación de contenidos como en su posicionamiento orgánico. Pese a los múltiples intentos realizados a lo largo de los años para conocer los cambios que realiza el gigante, este se asegura mediante las más de 500 actualizaciones que realiza al año —lo que da una media de una transformación cada diecisiete horas y media— de que nadie pueda beneficiarse en cuanto a las búsquedas y resultados se refiere.

>> Descarga gratis el ebook para conseguir aumentar el tráfico orgánico de tu web en 30 días <<

La presencia en el motor de búsqueda es tan importante como impredecible. Si una mañana eres la primera opción con el último post que has publicado, al día siguiente nadie te encuentra por este medio. Si esto ocurre, es muy posible que hayas sido penalizado.

Con el paso del tiempo, los algoritmos han ido aumentando su complejidad. Desde los tiempos en los que la competencia era apenas inexistente, hasta la sencillez de insertar una palabra clave en metaetiquetas. Se estima que Google, en la actualidad, tiene en cuenta aproximadamente 200 factores a la hora de ponderar la relevancia de un sitio web.

 

¿Qué son los algoritmos?

Se trata de herramientas que utiliza la empresa de California para determinar la posición en la que nuestra web será presentada ante una búsqueda.

«Los algoritmos son fórmulas y procesos informáticos que toman las preguntas y las convierten en respuestas. Hoy en día, los algoritmos de Google se basan en más de 200 señales únicas o pistas que hacen que sea posible adivinar lo que realmente podrías estar buscando».

Google

«Receta que usa Google para ordenar las millones de páginas web e información que poseen para mostrar lo que cree que son las mejores respuestas».

Searchengineland

La primera actualización documentada data del 26 de septiembre de 2002, una acción que inicia la batalla contra el spam. Como consecuencia de esto, numerosas páginas llegaron a desaparecer o a presentar el común error 404. Sin embargo, no es hasta unos meses después, el 7 de marzo de 2003, cuando se produce la primera actualización oficial.

¿Cómo afectan las actualizaciones de Google?

Estos procesos obligan a los profesionales a reinventarse día tras día, a conocer las novedades del sector y a adaptarse a cada actualización. Las variaciones en los algoritmos no solo implican adoptar nuevas rutinas, sino también, en numerosas ocasiones, revisar el SEO.

Como ejemplo, el 26 de septiembre del 2013 se implantó Hummingbird o Colibrí, una importante actualización que llegó a afectar hasta un 90% de las búsquedas. El objetivo pasó por entender el significado de las palabras introducidas, ofreciendo resultados más precisos ante consultas más complejas.

Pese a que en la mayor parte de las ocasiones las innovaciones son apenas imperceptibles, sí es cierto que otras han pasado a la historia. La mayoría tienen algo en común: su nombre de animal. El zoo de Google no cesa de crecer, produciéndose la última incorporación el 25 de abril de este año con Búho.

Hummingbird: empezando de cero

Google Hummingbird fue un algoritmo escrito de cero y cuyo nombre responde a las características comunes entre este y un colibrí: la precisión y la rapidez en relación a los resultados de las búsquedas realizadas y a su forma de ser entendidas. Nació, principalmente, con la misión de dar respuesta a las búsquedas complejas, esto es, aquellas que se planteaban como una pregunta o que requería ser procesada más allá del código de una máquina, de los sinónimos y de las palabras clave.

La novedad tuvo su origen en el boom de los teléfonos móviles y las consultas realizadas a través de estos dispositivos. Se pasa de utilizar el teclado a dar paso a las notas de audio, a las interacciones por voz. Todo ello, además, se ha unido a la localización y al geoposicionamiento.

 

Algoritmos: cumplir los requisitos

Tras los constantes cambios, dar con el Santo Grial puede ser una verdadera quimera. Sin embargo, en el 2011, Google presentó en su blog una serie de cuestiones a las que dar respuesta para conocer si estamos ante un site —propio o ajeno— optimizado —esto es, si obtendrá un buen posicionamiento—.

  • ¿Confías en la información presentada en el artículo?
  • ¿Es un artículo escrito por un experto o un entusiasta que conoce bien el tema o es más superficial?
  • ¿Posee la página contenido duplicado, superpuesto o artículos redundantes sobre el mismo tema o similares con pequeñas variaciones en las palabras clave?
  • ¿Te sentirías cómodo dándole a este sitio web tu número de tarjeta de crédito?
  • ¿Tiene el artículo errores de estilo o faltas de ortografía?
  • ¿Son los temas presentados por el interés de los lectores de la página o son creados atendiendo a lo que puede posicionar bien?
  • ¿Ofrece la página valor cuando se compara con otras en los resultados de búsqueda?
  • ¿Existe control de calidad en el contenido?
  • ¿Describe el artículo ambas perspectivas de una historia?
  • ¿Es la web un sitio de autoridad en el tema?
  • ¿Es el contenido creado en masa o externalizado a un gran número de creadores, extendido a través de una gran red de páginas, de forma que las páginas individuales no reciben la suficiente atención?
  • ¿Ha sido el artículo bien editado o producido de forma apresurada?
  • En consultas relacionadas con la salud, ¿confiarías tu información a este sitio?
  • ¿Reconocerías este sitio como una fuente de referencia cuando es mencionada por su nombre?
  • ¿Da el artículo una completa y comprensiva descripción del tema?
  • ¿Contiene el artículo un análisis bien realizado o información interesante que va más allá de lo obvio?
  • ¿Es el tipo de página que guardarías, compartirías con un amigo o recomendarías?
  • ¿Tiene el artículo una gran cantidad de anuncios que distraen del tema principal?
  • ¿Esperarías ver este artículo en una revista impresa, una enciclopedia o un libro?
  • ¿Son los artículos cortos, no sustanciales o carentes de información específica útil?
  • ¿Están las páginas construidas con gran cuidado y esmero o con menos atención al detalle?
  • ¿Se quejarían los usuarios al ver las páginas que conforman este sitio web?

Y tú, ¿obtendrías un buen posicionamiento en las búsquedas de Google?

Aumenta el tráfico con tu SEO en solo 30 días

No hay comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies